Cómo construir y fortalecer buenas relaciones con su equipo

La inteligencia emocional es cada vez más apreciada y buscada como habilidad, no solo porque te ayuda a ser un gran jefe, sino también por la cultura que puede ayudar a construir. Esto se conoce como gestión del cambio. Con la gestión del cambio, las emociones se vinculan a la estructura de una empresa.

Los gerentes se están convirtiendo cada vez más en entrenadores. Impulsan el desarrollo del equipo al establecer una cultura de retroalimentación y confianza. Todo ello requiere sensibilidad y, por extensión, dotes de liderazgo emocional.

Sentirse una persona y no un número

El poder de las emociones a menudo se subestima en el trabajo. Cuando los empleados tienen un problema entre ellos pero tienen que trabajar en equipo, o cuando un colega tiene enormes dificultades en su vida privada, a menudo puede extenderse al lugar de trabajo. Aquí es donde entra en juego el liderazgo emocional.

Pero, ¿de qué se trata el liderazgo emocional? El término fue acuñado por el psicólogo estadounidense Daniel Goleman, quien también creó el término inteligencia emocional (IE). En definitiva, liderazgo emocional significa responder adecuadamente en función del empleado y de la situación y también responder a las necesidades del empleado. Según Goleman, los jefes que utilizan técnicas de liderazgo emocional tienen más éxito en establecer una atmósfera de trabajo en la que los empleados se sientan comprendidos y tratados como individuos.

El liderazgo emocional requiere inteligencia emocional y habilidades de liderazgo, pero hay un aspecto clave más: la autorreflexión. Si desea liderar emocionalmente a su equipo, debe ser consciente de sí mismo y estar interesado en el desarrollo profesional.

liderazgo

Entrenador, motivador y jugador de equipo en uno

Cualquiera que crea que el liderazgo emocional significa que un jefe se deja mimar está equivocado. Cualquiera que tenga habilidades de liderazgo emocional es amigable, pero también da críticas constructivas. Esto significa ser firme pero justo y ser alguien lo suficientemente abierto y accesible para que los empleados tengan problemas antes de que se conviertan en problemas.

Los gerentes también enfrentan numerosas situaciones en la vida cotidiana que requieren sensibilidad. Esto no ha hecho más que aumentar en los últimos meses, en los que la pandemia también ha exigido mucho a muchos. Se han tenido que establecer lugares de trabajo desde casa, la gente ha tenido que trabajar con sus hijos y con ellos, algunos ingresos se redujeron debido a la reducción de horas, mientras que el costo de vida se ha mantenido constante. Con todo esto sucediendo, los jefes han tenido que conocer a sus empleados en un nivel emocional.

Quienes lideran emocionalmente a su equipo, asumiendo estas circunstancias inusuales, suelen liderar con éxito. Está claro: si un empleado se siente comprendido y tomado en serio, si la relación con sus superiores es buena, si está motivado y fortalecido, entonces es más feliz. Entonces serán más productivos y motivados.

equipo

La imagen importa

Las habilidades sociales tienen más demanda que nunca entre los gerentes. El liderazgo está cambiando cada vez más hacia un mayor equilibrio entre las habilidades técnicas y la capacidad de construir buenas relaciones de trabajo. Pero, ¿qué significa esto realmente? Un gran jefe sabe lo que hace funcionar a cada miembro de su equipo. Deben poder comunicarse de manera positiva, ser capaces de dar retroalimentación constructiva y tener una habilidad natural para el manejo de conflictos.

Un verdadero líder también está orientado al conocimiento y ansioso por aprender. Es difícil imaginar que la gente seguiría gustosamente a un líder que no sabe lo que está haciendo. Es por eso que los grandes líderes siempre deben estar abiertos a nuevas oportunidades de aprendizaje en su campo. Leer libros y blogs de nicho es útil, pero invertir en educación empresarial adicional podría darle aún más credibilidad. Si no puede inscribirse en una escuela de negocios de tiempo completo, siempre puede explorar una variedad de programas escolares de verano e invierno o cursos en línea y adquiera conocimientos relevantes.

También debe asegurarse de que quede claro que este es su estilo de gestión y pedir retroalimentación a quienes lo rodean para ver si esto es lo que está emanando. Después de todo, el índice de compromiso anual de Gallup muestra que la mayoría de los empleados (85 %) tienen poco o ningún vínculo emocional con su empleador. La parte superior de latón se da como la razón principal. Alrededor de ocho de cada diez empleados dicen que su jefe tiene buenas habilidades de liderazgo. Esto está en marcado contraste con la autoimagen de los jefes. Según ese mismo estudio, el 97% de los jefes se consideran buenos jefes. La verdad probablemente esté en algún punto intermedio. Sin embargo, cualquiera que lidere con apertura y honestidad, apoye a sus empleados y sea más un entrenador que un conductor, lidera no solo emocionalmente, sino también con éxito.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.