Potencia tu IE (Inteligencia Emocional) en tu trabajo

Cómo mejorar tu inteligencia emocional en el trabajo

Mejora tu inteligencia emocional en el trabajo

La inteligencia emocional (IE), resumida en términos simples, es el arte de gestionar y expresar los propios sentimientos y emociones, así como reconocer las emociones de los demás. Se está comenzando a prestar mucha atención al desarrollo de la inteligencia emocional, ya que los empleadores reconocen que los profesionales con mayor IE se desempeñan mejor en el trabajo. Y no solo eso: los gerentes con altos niveles de IE tienden a liderar equipos que están más motivados, más contentos y, en última instancia, más productivos como resultado.

Si bien la capacitación formal en inteligencia emocional es una de las mejores maneras para que los empleados desarrollen habilidades concretas en esta área, existen varias formas rápidas en las que puede intentar capacitarse en el trabajo. No será fácil, pero ya sabes lo que dicen: ¡la práctica hace al maestro!

Controla tus emociones negativas

Uno de los aspectos más importantes del desarrollo de la inteligencia emocional es el control y la gestión de las emociones negativas. Diariamente, los profesionales tienen que lidiar con mucho estrés relacionado con la entrega, el progreso del trabajo, las relaciones con los colegas y una variedad de otros problemas. Comprensiblemente, esto puede llevarlo a desarrollar emociones negativas que comienzan a afectar su estado de ánimo y su productividad.

La clave es tratar de reconocer cuándo estos sentimientos comienzan a surgir y hacer algo al respecto de manera proactiva. Por ejemplo, intente caminar para despejarse la cabeza a la hora del almuerzo en lugar de sentarse frente a su computadora para comer. O tómese 3 minutos para escuchar su canción favorita. Básicamente, encuentra una forma concreta de contrarrestar esas emociones negativas antes de que se salgan de control.

Gestiona tu entorno

Si se siente nervioso y ansioso por el trabajo, trate de no crear estrés adicional dejando que su entorno laboral se convierta en una zona de guerra.

Controle las cosas que pueda: mantenga su escritorio ordenado, no permita que documentos importantes se pierdan en montañas de papel y asegúrese de que su equipo de trabajo (silla, escritorio, pantalla de computadora, etc.) esté configurado correctamente. Lo último que desea es agregar molestias físicas al estrés mental que ya debe enfrentar a diario.

Expresar sentimientos difíciles cuando sea necesario

Es importante establecer límites y hacer que la gente entienda que a veces está bien decir “no”.

Este es un aspecto crucial del comportamiento asertivo y algo que le ayudará a evitar morder más de lo que puede masticar. Además, le ayudará a ganarse más el respeto de sus compañeros, lo que mejorará sus relaciones profesionales y permitirá una colaboración más eficaz. A medida que se demuestra cada vez más que el comportamiento colaborativo mejora la productividad, esto ayudará a que todos trabajen de manera más efectiva y con mayor satisfacción.

Manténgase proactivo al tratar con personas difíciles

Tanto en el hogar como en el lugar de trabajo, es habitual tener que tratar con personas difíciles de forma más o menos habitual.

Esta no es una tarea fácil, pero probablemente descubrirá que se beneficia al adoptar un enfoque proactivo en lugar de esperar a que la situación se intensifique. Esto significa trabajar en sus habilidades de comunicación, asegurándose de expresarse claramente, hacer las preguntas correctas y hacer las concesiones que pueda para satisfacer a ambas partes.

¡Pregúntate a ti mismo!

Es común enfrentar situaciones adversas en el día a día. Pero recuperarse de aquellos con una actitud positiva y la capacidad de aprender de sus errores es lo que hace que la vida sea interesante y desafiante. Debe preguntarse a sí mismo a diario: “¿Cómo sucedió esto?”, “¿Qué puedo hacer para mejorar esto?”, “¿Cómo puedo revertirlo?”.

Haga que las situaciones adversas sean constructivas haciendo preguntas que lo ayuden a aprender y brindando una perspectiva de la situación.

aprender a escuchar

Esta es una parte absolutamente crítica del desarrollo de la inteligencia emocional. ¿Cómo puedes esperar entender cómo se sienten realmente los demás si no los escuchas?

Las personas son diferentes y expresan emociones de diferentes maneras, pero si haces un esfuerzo por ser un buen oyente (y observador), te darás cuenta de que puedes entender cómo se sienten los demás haciendo las preguntas correctas y escuchando las respuestas. Y esto no solo se aplica a los demás: ¡escucharte a ti mismo es igual de importante!

Recuerde que la inteligencia emocional es un proceso continuo de por vida

No es algo que adquirirás por completo en un día. El desarrollo de la Inteligencia emocional es un proceso gradual que hay que desarrollar a lo largo de los años con práctica diligente y perseverancia.

Pero en el mundo corporativo actual, es tan importante tener inteligencia emocional como tener las habilidades técnicas que necesita para su función. Así que manténgase firme y nunca subestime el valor que puede obtener de la comprensión de sus propias emociones y las de los demás.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.