¿Qué es el liderazgo autoritario? Beneficios y desventajas.

Un estilo de liderazgo autoritario es cuando un líder maneja estrategias y técnicas, elige qué objetivos se van a lograr y coordina y controla todos los ejercicios sin una cooperación significativa por parte de los subordinados. Este líder tiene el control total del grupo o equipo, dejando poca independencia dentro del grupo. Por lo general, este tipo de líder tiene una personalidad fuerte, poder sobre los demás y debe tener la capacidad de persuadir de manera viable a su grupo para que complete la tarea. Se confía en el grupo para terminar las tareas bajo una estrecha supervisión, mientras que el poder casi ilimitado se concentra en el líder. Las reacciones de los subordinados a las solicitudes dadas son aceptadas o rechazadas, con poco espacio para la discusión. A veces, pero no generalmente, dan deseos claros de lo que debe hacerse, cuándo debe hacerse y cómo debe terminarse.

Este tipo de autoridad se remonta a las tribus y dominios más puntuales. A menudo se utiliza como parte de la actualidad cuando no hay lugar para un lapso, por ejemplo, organizaciones de desarrollo o trabajos de montaje. La administración autoritaria normalmente fomenta poca innovación en la toma de decisiones. Muchos creen que es más difícil pasar de un estilo autoritario a un estilo de gestión empresarial tradicional que de una estructura basada en la Administración a una iniciativa de tipo autoritario. El mal uso de este estilo normalmente se considera controlador, mandón y dominante. El liderazgo autoritario está mejor conectado con circunstancias en las que hay poco tiempo para reunir debates.

Beneficios del liderazgo autoritario

El liderazgo autoritario puede ser útil en algunos casos, por ejemplo, cuando las decisiones deben tomarse rápidamente sin consultar con una gran cantidad de personas. Además, algunas tareas requieren una autoridad sólida para que las cosas se cumplan de manera rápida y competente. En un lugar de trabajo dictatorial, el líder generalmente vigila de cerca el trabajo del empleado. Esto elimina la propensión de los especialistas a “holgazanear”, lo que puede suceder con estilos de administración más indulgentes. El resultado puede ser una mayor rentabilidad y ritmo, ya que las personas que se quedan atrás son inmediatamente reconocidas y tratadas. Además, la calidad puede mejorar como resultado de que el trabajo de uno siempre se escudriñe de cerca. La pérdida de tiempo y la necesidad de desperdiciar activos también suelen disminuir.

Inconvenientes del liderazgo autoritario

Si bien la autoridad autocrática puede ser útil en ocasiones, también existen numerosos casos en los que este estilo de iniciativa puede ser peligroso. Las personas que abusan de un estilo de liderazgo autocrático suelen ser vistas como mandonas, controladoras y tiránicas, lo que puede generar descontento e incluso odio entre su personal. Dado que los líderes autocráticos toman decisiones sin asesorar a otros, es probable que los individuos de la comunidad se sientan molestos por el hecho de que no pueden contribuir con sus pensamientos y opiniones. Los analistas también han descubierto que la administración dictatorial a menudo genera una ausencia de respuestas innovadoras a diferentes problemas, lo que puede causar que los proyectos se ejecuten de manera deficiente y, como resultado, que conduzcan a resultados deficientes.

Si bien el estilo autoritario absolutista tiene algunas trampas potenciales, los líderes y gerentes pueden beneficiarse al descubrir cómo utilizar los componentes de este estilo con cuidado. Por ejemplo, se puede usar en casos en los que la persona a cargo tiene acceso a información especializada o confidencial, pero requiere mano de obra para realizar el trabajo. También puede ser útil en tiempos de cambio cuando una fuerte personalidad de liderazgo y la cohesión del equipo son clave para superar los momentos de incertidumbre de manera efectiva.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.